Limpieza facial

Nuestro rostro es el encargado de proveer a los demás casi la totalidad de nuestra apariencia. La vestimenta y la complexión física también forman parte de esta primera impresión que proyectamos, pero el rostro es el elemento más importante. El contacto visual y la interacción se desenvuelven es a través de la cara y las expresiones faciales.

            La piel de la cara es una de las zonas más sensibles a infecciones y alergias que muy a menudo son causadas por suciedades, bacterias, contaminación y otros. La aparición de manchas, acné, puntos negros, y otras imperfecciones faciales terminan por deteriorar nuestra apariencia, y no solo eso Dichas afecciones pueden causar consecuencias peores para nuestra salud

            Estos hechos son las razones más importantes que tenemos para establecer una rutina apropiada de cuidado y limpieza facial en general. Nuestro rostro es nuestro principal representante, y cuidarlo nos asegura la proyección de una primera impresión apropiada hacia las personas con las que interactuamos día a día.

¿Cuáles son las principales causas de las imperfecciones faciales?

            Como bien sabemos, la piel es el órgano más grande de todo nuestro cuerpo, pues cubre nuestra humanidad en su totalidad, y cumple diferentes funciones, principalmente la de proteger el interior de nuestro cuerpo que es donde yacen los órganos y demás encargados de nuestras funciones vitales.

            Los humanos somos seres aerobios, es decir, necesitamos oxígeno para vivir. Sin embargo, es bien sabido que no solo respiramos por la nariz. Nuestra piel está compuesta de pequeños agujeros invisibles para nuestros ojos. Estos son llamados poros, y son las principales autopistas para la liberación de toxinas, eliminación de la transpiración, entre otras funciones.        

            La aparición de estas imperfecciones en el rostro se debe a que los poros del cutis se obstruyen con toda la contaminación que recibimos del exterior. De esta forma, la piel se ve impedida de realiza la acostumbrada desintoxicación de sus capas. Todas las toxinas y la transpiración del cutis se quedan atrapadas en los poros, sin poder salir. Al quedarse allí, comienzan a formarse granos, acné en general, puntos negros, entre otras infecciones cutáneas causadas por bacterias.

¿Cómo establecer una rutina de limpieza facial apropiada?

             Establecer una rutina de limpieza facial es imprescindible si deseamos lucir una piel cuidada e hidratada. Por lo tanto, lo primero que debemos saber es qué tipo de piel tenemos, si es una piel sensible, normal o grasa, ya que de ello depende la elección de los productos que se deben utilizar. Una vez diagnosticado nuestro tipo de piel, la rutina se debe implementar tanto en las mañanas, antes de iniciar la rutina de maquillaje, como antes de ir a la cama, de manera de purificar la piel y liberarla de cualquier partícula que pudiera obstruir su respiración.  

Una forma de diagnosticar de manera sencilla el tipo de piel seria de la siguiente manera: en la noche lavar perfectamente el rostro con un buen jabón líquido neutro y no colocarse ningún otro producto adicional en la noche de la prueba. A la mañana siguiente y usando un espejo con buena luz, debes observar las partes del rostro que presentan secreción sebácea. Las pieles mixtas presentarán grasa en la frente, nariz y mentón, las secas por la ausencia de grasa, pero si además tiene zonas enrojecidas estamos en presencia de una piel delicada. Y, por último, las pieles grasas que presentan segregación en todo el rostro.

Rutina de limpieza facial

Son cuatro los productos principales que se utilizan en la rutina de cuidado facial:

  • Limpiador
  • Tónico
  • Humectante o nutrición
  • Protección Solar

Como ya se han elegido los productos a partir del diagnóstico de la piel, establecer la rutina resulta muy sencilla: partiendo del lavado con el jabón o espuma elegida, eliminamos todo resto de suciedad y preparamos el rostro para la tonificación.

El tónico es una sustancia liquida que disminuye el tamaño de los poros y suaviza la piel, preparándola para recibir la humectación (en el caso de las mañanas) o la nutrición (recomendada para las noches). Si vamos a exponernos al sol o vamos a estar en ambientes abiertos es recomendable el uso de protector solar.

 Limpieza facial en casa

Es recomendable cada cierto tiempo, realizarse una limpieza facial profunda, debido a que, en la piel, se va acumulando la suciedad por la contaminación del ambiente y por el proceso propio del organismo en el que elimina toxinas.

Una limpieza facial en casa fácil y sencilla se consigue de la siguiente manera:

  1. En primer lugar, se limpia el rostro con el jabón de uso diario y seguidamente se dilatan los poros con ayuda de un vaporizador.
  2. Una vez se hayan dilatado los poros se aplica un exfoliante que se va a extender en el rostro con suaves movimientos circulares, bien sea con la yema de los dedos o con la ayuda de un cepillo de limpieza facial. Los exfoliantes, con sus micro partículas remueven las imperfecciones de la piel.
  3. A continuación, se aplica una mascarilla de limpieza profunda según el tipo de piel y de los problemas que se vayan a corregir. La mascarilla se puede hacer en casa con ayuda de algunos ingredientes naturales o se puede conseguir con la marca cosmética de confianza. Y para finalizar se sella con el tónico y la hidratación de costumbre.

Cepillo de limpieza facial

            Otra alternativa bastante efectiva para complementar una buena limpieza facial en casa es utilizar un cepillo de limpieza facial. Estos dispositivos funcionan para todo tipo de piel, pues incluyen diferentes tipos de cerdas que se ajustan a la sensibilidad del cutis de cualquier persona.

            El uso correcto de un cepillo de limpieza facial requiere de una limpieza profunda del cutis. Es necesario quitar por completo todo maquillaje. Luego de eso, si se procede a utilizar el cepillo. Éste se encargará de limpiar los poros y quitar todas las obstrucciones. Además, puede remover algunos puntos negros que resulten molestos. La limpieza con uno de estos cepillos no requiere mucho tiempo. Entre uno y dos minutos de masajes circulares bastarán. Estos cepillos deben ser limpiados constantemente, pues sus cerdas almacenan toda la suciedad extraída del rostro.

Enlaces de interés:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *