Tipos de tratamientos con radiofrecuencia

La radiofrecuencia es una de las alternativas más viables y efectivas para tratar problemas con la consistencia y la salud de la piel. Esta opción es accesible y bastante saludable, a diferencia de otros tratamientos que ofrecen las mismas ventajas.

            Y es que la piel es el órgano más grande que tiene el ser humano, y por ende es también el más sensible y vulnerable de todos. Cada día exponemos nuestra piel a diferentes elementos que pueden resultar bastante perjudiciales para la salud de éste. Cosas como los rayos ultravioletas, la contaminación producto de la actividad diaria de los seres humanos, y otros más pueden ir deteriorando considerablemente nuestra piel.

            Sin embargo, existen diferentes opciones para tratamientos con radiofrecuencia. Cada uno de estos se adapta a necesidades varias y a distintas zonas del cuerpo. Todo depende del lugar que necesite tratamiento. En este artículo repasaremos ciertos tipos de tratamientos con radiofrecuencia, explicando las ventajas y aplicaciones de cada uno de estos.

¿En qué consiste la radiofrecuencia?

            Como es bien sabido, la consistencia y salud de la piel se mantiene gracias a dos elementos esenciales, los cuales son el colágeno y la elastina. Dichos químicos son producidos de forma natural por nuestro cuerpo, lo que hace que nuestra piel se mantenga sana y tersa.

            La producción de colágeno y elastina ocurre en cantidades suficientes durante la mayor parte de nuestra vida. Sin embargo, cuando alcanzamos cierta edad, nuestro organismo disminuye su capacidad de producción, haciendo que comiencen a salir arrugas y líneas de expresión en el rostro, arrugas y falta de consistencia en el resto de la piel.

            La radiofrecuencia es un procedimiento que se centra en reactivar la producción de colágeno y elastina y llevarla a su máxima capacidad nuevamente. Este proceso consiste en calentar las diferentes capas de la piel a una temperatura media de 40 grados centígrados. A esa temperatura, la piel vuelve a producir estos químicos a cantidades adecuadas para la regeneración y conservación del órgano.

Contraindicaciones y efectos secundarios

            Cabe destacar que este mecanismo no interviene con ninguno de los procesos naturales del cuerpo humano. El tratamiento evita dañar los tejidos de la piel y no altera otros sectores del cuerpo que no estén directamente relacionados a la piel o al tratamiento que se está llevando a cabo.

Generalmente, el tratamiento con radiofrecuencia no debería dejar efectos secundarios muy graves y/o a largo plazo. Puede aparecer enrojecimiento en la zona tratada gracias al calor aplicado por el cabezal del dispositivo, pero éste desaparece luego de un corto periodo de tiempo, tal vez horas o minutos, dependiendo del tipo de piel.

Existen algunas personas que no pueden llevar a cabo tratamientos con radiofrecuencia debido a condiciones o enfermedades que padezcan. Algunas de estas son embarazo, cardiopatías graves, cáncer, obesidad mórbida, pacientes con prótesis metálicas o marcapasos, enfermedades relacionadas al tejido conectivo, entre otras.

La radiofrecuencia facial

            Este es uno de los tratamientos más comunes puesto que la piel del rostro es una de las secciones más expuestas a los entornos que enfrentamos cada día. El rostro es comúnmente la primera porción de nuestro cuerpo en recibir la radiación solar cada día, lo cual es bastante perjudicial para la integridad de la piel. Esto, ligado a otros sucesos como la contaminación o el envejecimiento hacen que la piel reduzca la producción de colágeno y elastina, elementos esenciales para preservar una piel tersa y reluciente.

            El tratamiento de radiofrecuencia facial actúa sobre las capas de la piel desde dos procesos diferentes. Es bien sabido que este tratamiento se trata de masajear la piel con un artefacto de radiofrecuencia, así que desde el masaje se obtienen dos procedimientos que llevan a un mismo resultado.

En primer lugar, el calentamiento de las capas de la piel hace que se produzcan el colágeno y la elastina. A su vez, el masaje del cabezal va moldeando la piel y llevándola a obtener una consistencia óptima de nuevo.

Radiofrecuencia Indiba

            La radiofrecuencia indiba es un procedimiento que aplica para todas las zonas del cuerpo, tanto el rostro como el cuerpo. Se dedica principalmente al rejuvenecimiento de los tejidos de la piel. Es utilizado para remover arrugas de la piel del rostro, así como también en tratamientos relacionados a la fisioterapia en orden de aliviar dolores musculares, hematomas, edemas, entre muchos más.

Radiofrecuencia abdominal y lumbar

            La radiofrecuencia bipolar es ideal para abarcar una mayor porción de piel. Por esto es que es el método utilizado para tratar las áreas abdominal y lumbar. Su nombre explica su función. Se trata de un mecanismo en el cuál el cabezal de la máquina posee dos polos, uno de ellos emite la señal y el otro trabaja como receptor.

            De esta forma, la máquina es capaz de proveer una gran cantidad de energía que luego se traduce en mayor temperatura, tonificando la piel y los músculos, aumentando los niveles de colágeno y elastina, y tratando además dolencias en la zona lumbar causadas por hernias u otros. Funciona como una relajante muscular que alivia las tensiones.

Radiofrecuencia Tripolar

            Gracias a que las polaridades rotan a través del cabezal del aparato, un mecanismo tripolar es capaz de generar más cantidades de energía. Esto además desemboca en que el calentamiento de la piel se realizará más uniformemente.

            Los productos de radiofrecuencia tripolar aplicados en campos de trabajo profesionales son capaces de regular la velocidad en que las polaridades se mueven en el cabezal. Es ideal para tratar arrugas, bolsas, ojeras, papada y marcas de expresión.

Radiofrecuencia de papada

La papada ocurre cuando hay exceso de tejido adiposo ubicado en el cuello, específicamente bajo la barbilla. El tratamiento con radiofrecuencia es utilizado para disminuir la papada, ya que se encarga de reducir el tamaño de las células grasas ubicadas en esa zona. Es un tratamiento ideal para estos casos, pues las personas generalmente acuden a cirugías para la reducción de la papada.

Radiofrecuencia corporal

            Consiste en la aplicación de las radiaciones electromagnéticas a lo largo de toda la zona corporal. Generalmente este tratamiento se aplica en centros profesionales dedicados al cuidado estético. La duración de este tratamiento suele rondar entre 6 y 10 sesiones de entre 25 y 30 minutos cada una. Este procedimiento combate la flacidez y la celulitis en la piel.  

Enlaces de interés:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *